Con Salud Integral

Salud Integral

“La salud es demasiado importante para dejarla en manos de los médicos”.
Voltaire

“Te deseo mucha salud, porque es lo más importante, sin salud no hay nada”.

Qué fácil es hacer o recibir frases como ésta. Pero… si realmente vemos que la salud es tan importante: ¿qué hacemos para mantenerla o mejorarla? ¿por qué nos preocupamos de ella sólo cuando nos falta?¿le cedemos la responsabilidad al especialista que “para eso está” y nos olvidamos de ella?¿confiamos nuestro bienestar a las farmacéuticas y los avances bioquímicos?¿o simplemente confiamos en nuestra buena suerte o nuestra robusta naturaleza? ¿Acaso no basta con un par de horas de gimnasio a la semana y no pasarse con los fritos y los dulces?.

Desde esta página queremos promocionar ciertos valores que, afortunadamente, están siendo cada vez más comunes y seguidos:montañas

  • Darle la debida importancia al cuidado y la salud personal  en todos sus apartados: físico, emocional, social, vital…

  • Tener en cuenta la calidad de vida y no sólo la cantidad, yendo más allá de simples “hombres máquina” programados para la perpetuación de la especie y la producción,  divididos entre un fuerte estrés laboral y un ocio insustancial y no constructivo.

  • Prevenir antes que tener que curar; conociendo la cantidad de técnicas y modos de fomentar la propia salud que existen y sus numerosos beneficios, fácilmente accesibles.

  • Dar esperanza y herramientas a aquellos que sufren los efectos de una vida moderna, con grandes ventajas, pero también con grandes problemas como es el estrés y sus nocivas consecuencias o las devastadoras emociones negativas (ansiedad, ira, depresión), tan extendidas, por desgracia,  hoy en día.

  • Seguir promocionando el conocimiento de numerosas técnicas ampliamente probadas y de beneficios muy contrastados: diferentes formas de relajación, Yoga, Chi Kung, Pilates, meditación, mindfulness, etc.

 

Salud integral en la medicina y la cultura de hoy

La medicina occidental ha tenido y tiene, aunque cada vez menos y con las naturales diferencias, unas características definitorias:Nopensel

  1. Sintomática: se prefiere tratar el síntoma a profundizar en la búsqueda de las causas de éste.

  2. Materialista: importa lo físico, lo material - la frecuencia cardiaca, la tensión, el colesterol. Lo mental o emocional pertenece a otro campo; o bien se obvia, o se le resta importancia.

  3. Medicalizada: se abusa de la química, olvidando que todos los medicamentos tienen fuertes efectos secundarios, y que a veces esconden el síntoma subyaciendo la enfermedad a un nivel más profundo y generando peores consecuencias a medio o largo plazo.

  4. Atomista: viendo el cuerpo como un conjunto de órganos yuxtapuestos, cada uno con su función independiente del resto.

Por supuesto que se tienen en cuenta los esfuerzos de la medicina y su duro campo de trabajo, si bien eso no quita para intentar complementar ese punto de vista con una salud más preventiva y una crítica constructiva de los puntos negros del sistema establecido. En ese sentido, la medicina occidental actual tiene una gran competencia en las enfermedades agudas, como traumas, fracturas, infartos, cólicos, etc. En cambio, tiene una escasa competencia frente a la enfermedad crónica: artrosis, lumbalgia crónica, colon irritable, fibromialgia, cefaleas, trastornos psicológicos, etc.

Afortunadamente, otras medicinas parten de supuestos completamente diferentes, con una visión que puede complementar y hacer crecer la visión que tiene la medicina occidental y que se ha ido extendiendo a  toda nuestra cultura.
Tener en cuenta esto puede enriquecer sensiblemente el punto de vista sobre la salud y la enfermedad, pese a que hay poderosos intereses (“poderoso caballero…”) que prefieren mantener a toda costa el statu quo.

Por ejemplo, la medicina tradicional china tiene como bases:

  1. Trata los síntomas y la causa: tratar el síntoma no siempre significa olvidar la raíz del problema. Cuando se sabe que el cuerpo puede expresarse a través de síntomas, es decir, puede ser un mensajero y no sólo un enemigo a eliminar, la perspectiva sobre la salud cambia.

  2. Energética: tiene en cuenta la materia, pero sobre todo la energía que hace vivir a esa materia. Poseemos la energía (o Chi) desde el nacimiento. Ésta se puede desequilibrar por circunstancias externas, alimentación, estrés o emociones negativas. Éste es un punto de vista mucho más completo que el de “cuerpo vacío”, es decir, la “máquina biológica”, de la medicina occidental.

  3. Remedios profundos: un elaborado y complejo sistema basado en la profunda observación del cuerpo humano en función, del cual se derivan numerosas herramientas de curación o recuperación del equilibrio: acupuntura, fitoterapia, alimentación equilibrada, chi-kung, meditación, tui-na (masaje terapéutico), etc. Comprendiendo siempre que es el cuerpo quien finalmente se sana a sí mismo, siendo estas herramientas ayudas para fomentar esa curación.

  4. Holística: el cuerpo está profundamente interrelacionado, cada órgano influye en todos los demás; las emociones y el estrés influyen en cada célula. La filosofía china pone especial acento en las emociones negativas, que define como ladrones de energía y que afectan al cuerpo gravemente, sobre todo si son mantenidas o forman parte de la forma habitual de ser.

La forma occidental de ver la salud (sintomática, materialista, medicalista, atomista) está también muy enraizada en nuestra cultura y en todos nosotros. Por ejemplo, normalmente el que tiene dolor de espalda agudo o crónico piensa que tiene un problema estructural o físico en esa zona. Puede ser que sea así, pero también hay numerosas investigaciones que afirman que el dolor  depende mucho de las emociones y de lo psíquico. Podemos ilustrar esto, por ejemplo, con la investigación del Dr. John E. Sarno, catedrático de rehabilitación de la universidad de Nueva York que ha mejorado la vida de numerosas personas con dolor crónico e incapacitante de espalda tan sólo con información correcta (“Libérese del dolor de espalda”, J. E. Sarno, Ed. Sirio).

Todo un enorme campo, el de la medicina psicosomática se está desarrollando ampliamente en esta época, pese a que fuertes intereses, como digo, apuesten por demonizar cualquier alternativa.

Para ello, para tener en consideración estas cuestiones y caminar hacia una salud más integral, proponemos esta página y la investigación personal en estas herramientas y en este nuevo punto de vista sobre la salud y la enfermedad. No hay que creer en nada a pies juntillas, sólo hay técnicas a probar y “hacer la prueba del algodón” en nosotros mismos, viendo si nos son realmente útiles.

Que la salud deje de ser aquello que nos deseamos en navidad y de la que sólo nos acordamos cuando nos falta. Aprender a vivir más sanamente es aprender a vivir mejor.

Hubo un tiempo en el que el hombre cedió la responsabilidad de su vida a otros. Al político, la organización social y económica, al sacerdote, la organización de su vida espiritual y al médico, la conservación de su salud. Superar esa época y hacerse responsable de uno mismo y de su salud es el principio de un camino hacia un crecimiento y un mayor bienestar personal y social.

 

Jose Bravo

Psicólogo colegiado (M-23477), Monitor de Yoga, Pilates y Chi Kung

Jose Bravo Con Salud Integral | Crea tu insignia

Quien soy Contactar Mapa del sitio Lo que no es salud integral

creación y mantenimiento web: Marie Olsanska - marieolsanska@hotmail.com